La actitud del facilitador de la Terapia Multidimensional es muy importante cuando se trata de las expectativas del cliente en esta terapia.
Se pueden analizar varias situaciones:

Predicción del futuro

Corresponde al terapeuta explicar al cliente que la Terapia Multidimensional no puede predecir el futuro, ya que existen varias líneas paralelas de futuros posibles con diferentes probabilidades de ocurrencia, es decir, algunos futuros son más probables y otros menos, dependiendo de diversos factores. Algunos de estos factores, dependen de las creencias que el cliente mantiene después de la sesión y de las actitudes que adopta. Otros factores, de hecho, no dependen del cliente.

A menos que el terapeuta esté armado con otras herramientas auxiliares que le ayuden a obtener el camino de mayor probabilidad de ocurrencia (no un futuro determinado), la Terapia Multidimensional es sólo para el tratamiento de diversas situaciones expuestas en el artículo «Terapia Multidimensional – cómo funciona» y no para fines adivinatorios. Algunas de estas herramientas accesorias pueden ser Tarot, las runas, el péndulo o la simple intuición del terapeuta, o incluso, en el caso de que el terapeuta sea un médium clariaudiente con un más ostentosamediumnidad, puede simplemente preguntar a su guía/mentor espiritual o a los Seres de Luz de su equipo de Terapia Multidimensional, y ellos siempre le responderán teniendo en cuenta que la respuesta tenderá a ser una recomendación o consejo positivo.

Siempre teniendo en cuenta que se trata de una mera recomendación o consejo y no de una profecía, esta información que será transmitida por el terapeuta a su cliente no debe causar ninguna infracción a la Ley del Libre Albedrío, ya que su aceptación o rechazo es asunto exclusivo del cliente.

El futuro está realmente en manos de cada persona según lo que siembra en el presente y también cosecha de la siembra de su pasado.

Ayuda a transmutar el karma

Los seres de luz no limpian un karma karma específico sin que el cliente haya aprendido la lección subyacente a ese karma. Aprender la lección no implica necesariamente un sufrimiento por parte del cliente. a menos que crea consciente o inconscientemente que necesita sufrir para evolucionar. Sin embargo, hacen algo mucho mejor. Los Seres de Luz elevan la conciencia del cliente a la conciencia de Unidad para que pueda comprender más fácilmente la causa de sus sufrimientos y así aceptarlos primero, aliviarlos después y disolverlos después. El karma se transmuta con la energía del Perdón y la Compasión. Los Seres de Luz eliminarán de los cuerpos sutiles del cliente, varias formas de sentimientos y pensamientos negativos que les impiden elevar su vibración a una conciencia más amorosa en la que es más fácil, en ese estado mental y emocional positivo, acceder a la capacidad de perdonar y auto-perdonarse, que es en última instancia lo que extinguirá un karma específico.

Así, podemos concluir que la limpieza del karma no es un acto mágico o místico por parte de los Seres de Luz sino más bien, una limpieza de energías desarmónicas que serán desacopladas de sus cuerpos sutiles así como la remoción de chips e implantes que están bajando su frecuencia vibratoria, la remisión de obsesores después de su adoctrinamiento por parte de los Seres de Luz y, por supuesto, también el adoctrinamiento del propio cliente en realidades más sutiles para hacerle entender sobre la importancia de soltar viejas heridas así como creencias que no le están ayudando a ser feliz.

El terapeuta debe permanecer humilde

El terapeuta debe abstenerse del orgullo espiritual que puede surgir de su relación con los Seres de Luz y debe recordar que él, su cliente y todos los seres vivos son parte del Uno y que todos son igualmente importantes y divinos, es decir, aunque sean una gota de agua en un océano, también son el propio océano.