Blog

Signos de mediumnidad

Posted by:

Este es un tema sobre el que tenía un deseo especial de escribir hace unos meses pero, por razones de tiempo, se estaba retrasando hasta que finalmente llegó el mes adecuado para verlo nacer: agosto. Todo tiene un cierto tiempo para ser como es y para suceder como sucede. Todo ser humano tiene mediumnidad. Algunas personas tienen mucha mediumnidad (los llamamos médiums), otros tienen menos. Esta es una facultad, en diversos grados, que todo ser humano presenta.

La mediumnidad se presenta de diferentes maneras según su tipo. Series de televisión como «Medium» protagonizada por Patricia Arquette que interpreta a la médium Allison DuBois, «Ghost Whisperer» (sic, «Between lives») protagonizada por Jennifer Love Hewitt que interpreta a la médium Melinda Gordon o películas de terror como «The Eye» (versión americana de 2008) protagonizada por Jessica Alba que interpreta a Sidney Wells habituous el ser humano común, un ávido consumidor de medios que está llamado a las emociones casadas del miedo y la curiosidad, el terror y el misterio, para construir una imagen, aunque no equivocada, sino reductiva y simplista, del medio o de lo que es ser un médium.

La idea de que «ser médium es ver espíritus incorpóreos («muertos») y hablarles» es reductiva y desafortunadamente oculta para muchas personas, incluidas algunas con un alto índice de mediumnidad sin su propia conciencia, todas las demás manifestaciones me mediumnistas más sutiles, no menos importantes, menos dignas de consideración. Ese es el peligro de los estereotipos. Un estereotipo de un grupo de personas es generalmente más seductor que el estudio serio y dedicado que implica el conocimiento de las características comunes a las personas que componen el grupo y que han sintonizado afinando experiencias y conocimientos.

Una de las características del medio es su refinada intuición abstracta. La intuición abstracta es una facultad que permite obtener hechos y conocimientos sin haber tenido ningún contacto o experiencia previa (en la encarnación actual) con elementos donde podrían haber sido aprendidos. Por otro lado, la intuición pragmática se refiere a las múltiples experiencias que la persona ha tenido en una actividad determinada, a lo largo de, por ejemplo, 40 o 50 años, en las que accede a recursos mentales (memoria y casos similares pero no idénticos) para obtener respuestas a problemas sin siquiera tener que ir por un camino lógico para obtenerlos.

Incorporación de la mediumnidad

Es probable que el número de personas con mediumnidad de incorporación sea muy superior al que se conoce ya que las propias personas que tienen esta capacidad a veces tardan 20, 30 o 40 años en darse cuenta hasta que surge el momento en que es informado por alguien cercano atento o un médium y comienza a aceptar este hecho mismo. De nuevo, la ficción de Hollywood toma acción en su papel de hacer soñar a las mentes pero al mismo tiempo distraerlas y reportarlas erróneamente de los hechos habiéndonos acostumbrado a las películas de terror en las que la persona que encarna un espíritu incorpóreo (generalmente un demonio) se manifiesta de una manera ruidosa.

El nivel de capacidad de este tipo de mediumnidad varía enormemente desde la incorporación más sutil en la que rara vez la persona y sus allegados se dan cuenta de que el espíritu que hay en ese cuerpo ya no es el mismo que hace segundos hasta los casos en que la diferencia es notoria y se convierte en una emergencia espiritual en la que la persona tiene que ser atendida en un centro espírita. o por alguien con conocimiento espiritual para adoctrinar el espíritu y dirigirlo a su respectivo plan, generalmente con la ayuda de guías espirituales o mentores.

Mediumnidad en la infancia

Los niños están más abiertos a la mediumnidad. Es común que los padres, más a menudo las madres, en particular, que generalmente están más atentos a los niños que juegan en el piso de la sala de estar o en el dormitorio, noten, a veces, algunos comportamientos extraños.

Algunos bebés (con una alta tasa de mediumnidad) de repente comienzan a llorar en la cuna, sin razón aparente con los ojos saltones, fijos en el vacío aparente ante la mirada confusa y preocupada del padre que está seguro de que se satisfacen todas sus necesidades biológicas y que el bebé está sin enfermedad ni causa de dolor físico. A veces, los adultos más sensibles a la energía sienten una carga negativa en el aire de la habitación que no pueden explicar. Pueden ser energías negativas, ya que las energías positivas generalmente no toman formas horribles, aunque es importante recordar que las energías (espíritus) pueden tomar la ropa fluoridica que disfrutan. La energía no tiene forma. La oración y fumar con ruda, romero y lavanda pueden ayudar a aliviar este tipo de eventos traumáticos para el bebé ante la sensación de impotencia del padre que intenta todo para proteger a su descendencia contra algo que ni siquiera, casi siempre, excepto si es psíquico, puede ver.

Con respecto al padre, la mezcla de ira contra la entidad que aparece sin invitación, la confusión mental que se instala por la propia situación, el sentimiento desesperado de impotencia para defender su petiz con armas físicas o materiales que ella misma no conoce ante el llanto angustioso llanto del bebé, muchas veces la obliga a revisar todos sus conceptos de vida o muerte, materia y espíritu. Es entonces cuando ante la situación se crean dos categorías: madres que creen y, más que eso, sienten la energía y presencia de la entidad (o entidades) negativas y buscarán ayuda espiritual para comprender la situación y aliviar su tormento y el de su rodaje y las madres escépticas, ignorando la dimensión espiritual de la situación que está pasando, deciden llevar a sus hijos al médico con la esperanza de que una píldora mágica resuelva la situación. Es importante tener en cuenta que a menos que la madre esté segura de que se trata de un problema espiritual y cómo resolverlo, también debe buscar atención médica para investigar si hay alguna causa física que pueda ser desconocida. Este es el más indicado y prudente. Los problemas del ser humano deben ser siempre analizados desde una perspectiva holística, es decir, no sólo física y no sólo espiritual. Los dos se complementan.

Es hora de despertar del medio

Muchas personas reportan sus experiencias de despertar psíquico. Aunque no son obligatorias, algunas de estas experiencias ocurren más particularmente por la noche, a veces durante un viaje astral (también llamado proyección astral o despliegue psíquico) en el que guías o mentores espirituales se presentan al médium informándole de su condición y que es hora de «tiempo de trabajo», es decir, el momento para que el médium asuma el compromiso que ha establecido con Dios antes de reencarnarse para otra etapa evolutiva aquí en la Tierra, comenzar a estudiar y desarrollarse y, finalmente, ponerse al servicio de los que sufren, aliviando sus dolores físicos, emocionales, mentales y espirituales y adoctrinando para recordarles su propósito, la razón de su sufrimiento y nutrirlos con Amor, Sabiduría y Humildad y a veces con su propia energía, para que los hermanos en Cristo que los buscan puedan continuar su camino. Esa es la misión del medio.

El médium nace médium pero esto no significa que no tenga que pasar por un proceso de purificación y preparación para ponerse al servicio de sus hermanos.

Los guías que aparecen en un momento dado de la vida del médium pueden ser santos, ángeles, arcángeles, doctores espirituales (Dr. André Luíz, Dr. José Bonifácio, Dr. Sousa Martins, etc.), viejos negros (Padre Juan de Angola, Padre Francisco de Arwanda, Padre Francisco das Matas, etc.), caboclos o incluso el divino y amado maestro Jesús o la Virgen María. Pueden, como se ha mencionado, aparecer en ciertos sueños lúcidos y proyecciones astrales así como, en algunos casos y dependiendo del grado de mediumnidad, materializarse en episodios singulares cuando el médium está solo en un estado meditativo, relajado, en oración o simplemente descansando en su cama sin pensar en nada. Tampoco pueden manifestarse visualmente, en un estado de sueño o vigilia del médium, sino solo mentalmente. En este caso, el médium escucha una voz dentro de su cabeza que se siente proveniente de un lugar diferente de la voz familiar habitual de su propio ego.

Cabe señalar que hay médiums en todas las culturas y pueblos. Por lo tanto, es común que los médiums orientales tengan como guías espirituales o mentores, deidades orientales, por ejemplo, Budas y bodhisattvas, que pueden ser menos familiares para los occidentales pero que expresan el mismo tipo de energía: Amor, Compasión, Paz, Justicia, Sabiduría, etc.

Relación del medio con otros a nivel profesional

Las relaciones laborales son a menudo el resultado de un gran sufrimiento para algunas personas, pero más particularmente para el medio. En el marco de su vida profesional, cuando aún no está reconciliado con sus deberes espirituales (por ejemplo, contadores, maestros, médicos, ingenieros, electricistas, cocineros, trabajadores), dada su aguda intuición, el medio siente cuando los compañeros de trabajo intentan dañarlo de alguna manera, queriendo usurpar sus méritos, sus deberes y su reputación. Su mayor sensibilidad a la energía de los demás en un contexto empresarial muy reñido y la ambición lucrativa, la ambición no medida por parte de los superiores jerárquicos que no miran los medios para lograr los objetivos esbozados y las bonificaciones de productividad, la codicia insuperable de los líderes empresariales que para masacrar a la competencia sacrifican a sus subordinados con horas de trabajo adicionales y presión psicológica, hacer que el medio sea aún más susceptible al estrés.

La falta de afinidades en el lugar de trabajo (basadas en el sistema de creencias y la energía), variando según el área profesional (más mental – Ingeniería, más financiera – Comercial, Banca y Seguros o más humana – Psicología, Educación y Salud) perjudican la interacción social con sus compañeros de trabajo, que suele ser la base que sostiene la escasa satisfacción con un entorno de trabajo hostil a las relaciones personales y centrado en el beneficio y la productividad. in extremis.

El medio encuentra cierta paz en las profesiones que están en línea con el acto de tratar y cuidar a los demás: médicos, enfermeras, psicólogos, terapeutas, trabajadores sociales, etc.

La vida familiar del médium

Con respecto a su vida familiar, una vez más, las dificultades están en las experiencias del médium. Cuando se casa y si el período de despertar psíquico comienza durante la relación matrimonial, el desafío de la incomprensión por parte del cónyuge surge, a veces, desinformado de la dimensión espiritual y en otros con un odio feroz a todo lo que está atento a su mente racionalista y basado en el positivismo comptiano.

Con la apertura medinista, también están abiertos, en ocasiones, otro tipo de comportamiento por parte del acompañante que, debido a su irregularidad, hacen sospechar es solo otra prueba que el médium tendrá que atravesar, exactamente en un periodo donde el médium más necesitaba apoyo, comprensión y afecto.

Estos episodios de malentendidos ocurren con más frecuencia cuando las mujeres son psíquicas que cuando se trata de hombres. En el primer caso, las mujeres tienden a ser el blanco más frecuente de malentendidos e incluso de risa por parte del compañero más racional y de mente aversa a todo lo que no se puede probar científicamente y solo se puede sentir.

A veces, la incomprensión por parte de la pareja en relación con la nueva condición del compañero es en divorcio o separación. Un dato curioso que a veces sucede es que de vez en cuando el propio compañero también tiene un cierto nivel de mediumnidad, aunque aún no es aflorante porque no ha llegado el momento, y él mismo a veces, por ironía del destino, para ver esto más tarde.

Además de la propia familia que el médium puede crear (pareja e hijos), a veces está acostumbrado a la incomprensión de aquel a quien pertenece (padres y hermanos) que a veces niegan sus atributos espirituales, a veces no los entienden, a veces se avergüenzan de ellos, prefiriendo ocultarlos, no ser juzgados por otros familiares, amigos y vecinos.

Sueños premonitorios

La mediumnidad se manifiesta varias veces en la capacidad de precognición a través de los sueños, siendo un tipo de mediumnidad algo frecuente. Para consternación de los poseedores de este don, sueñan con eventos en el futuro que los dejen alarmados por involucrar a algunos de sus conocidos pero sin la capacidad de hacer algo para evitarlo porque no tienen más información. Más tarde, los eventos, pre-anunciados a través de sueños recurrentes o pesadillas, se siguen entre sí y el medio precognico se siente a veces responsable dado haber sabido de antemano de un evento negativo (una separación, muerte de un familiar o conocido) y no haber hecho nada para evitarlo.

Del mismo modo, de vez en cuando, sucede que el espíritu, cuando el cuerpo físico se duerme, sale al encuentro de otros espíritus con los que aún no se ha encontrado físicamente en esa encarnación para hacer acuerdos evolutivos (a menudo un acuerdo energético resulta en un mensaje simple que un espíritu necesita transmitir a otro al día siguiente y que cambiará la vida del mismo). Cuando la persona se despierta puede que no recuerde nada, pero cuando esté, a nivel físico, con la persona con la que nunca ha tenido contacto en la encarnación actual, tendrá una fuerte sensación de conocerla, y en ese momento la otra persona podrá transmitirle, en el transcurso de una conversación de circunstancias, un mensaje que resonará en sí mismo y que puede cambiar su vida.

Estos acuerdos se llaman acuerdos de energía y pueden surgir en una lectura de aura. Los sueños premonitorios no siempre tienen contenido negativo. A veces son bastante positivos, en particular, algunos médiums sueñan con su futura pareja, lo que les da, por otro lado, cuando la primera reunión a nivel físico (tercera dimensión), una gran alegría cuando saben, sin lugar a dudas, que esa persona estaba destinada a él, incluso si la persona en cuestión reacciona a veces con escepticismo, incredulidad, sorpresa, duda, admiración o expresión facial, variante entre presunción, interés considerado y el estado de ánimo de «lo que quieres, lo sé…».

Lascivia exagerada del médium y compañero

El médium atrae a muchos espíritus incorpóreos aunque no tenga algunos de ellos, las mejores intenciones. Algunas de las intenciones que tienen estos espíritus negativos, excluyendo a aquellos que buscan médiums en busca de un vínculo con el mundo físico para transmitir mensajes a sus familiares, pedir oraciones o reenviarlos a los planos astrales superiores donde serán atendidos adecuadamente por varios asistentes espirituales, son usar el cuerpo del médium para disfrutar de los placeres terrenales que tuvieron mientras estaban encarnados. Las adicciones al sexo, al tabaco, al alcohol, a las drogas y a la negatividad no desaparecen con el descontento (muerte del cuerpo físico). Por el contrario, permanecen al otro lado del velo, sin embargo, con dificultades mucho mayores para ser satisfechas. En tales casos, el cuerpo del médium es visto como una gran oportunidad. Así, no pocas veces, los espíritus del cuerpo emocional y mental del médium se acercan y comienzan a sugerirlos en gran medida con el deseo sexual, y el médium, dependiendo de su sensibilidad y nivel de conciencia, percibe la estimulación del chakra de las emociones y sus órganos sexuales, que están siendo estimulados por la fuente externa. Cuando el médium no tiene un alto nivel de conciencia, a veces se le lleva a pensar que esa voluptuosidad repentina es de sí mismo, por lo tanto, debe considerarla natural y tratar de satisfacerla lo antes posible, ya que resulta ser bastante imperativa.

En otros casos, no es el médium quien es atacado de esta manera sino más bien su compañero quien viene a revelar ante esta sorpresa, un aumento considerable del apetito sexual así como una forma más animal de satisfacerlo. Lo que sucede en la práctica es que el médium no solo está teniendo sexo con su pareja sino también con uno, dos o más espíritus incorpóreos que lo excitan para divertirse. A veces el médium es consciente de ello, a veces no.

Cuando el tipo de mediumnidad es de incorporación, el problema se profundiza, con la víctima teniendo fuertes pensamientos sexuales, sueños de esta naturaleza, deseo muy frecuente de tener relaciones sexuales y un aumento considerable de la promiscuidad (deseo de tener relaciones con miembros de la familia, incluidos padres, hermanos, hijos, compañeros de trabajo comprometidos, personas del mismo sexo sin, sin embargo, tener orientación homosexual, necrofilia, pedofilia, zoofilia). El resultado de esta situación extremadamente embarazosa y dolorosa para el médium resulta en una gran violación de la confianza del médium en sí mismo, un profundo sentimiento de vergüenza y disgusto de sí mismo. Esto hace que el médium llegue a verse a sí mismo como un mero objeto de los espíritus inferiores, alguien impuro, incapaz de enfrentar las tentaciones que le vienen del lado del mal, alguien que se niega a conectarse con las entidades de luz, Cristo, María, a sus guías y mentores espirituales porque considera que ha pecado y que, siendo tan «sucios», ni siquiera vale la pena dirigirse a entidades de tan gran evolución su vergüenza por haber participado en actos tan ignominiosos, aunque sea «gracias» (para que un espíritu se incorpore siempre debe haber una cierta autorización, consciente o inconsciente, por parte del médium o una deuda kármica con un obsesivo que el médium accedió a pagar antes de reencarnar).

La energía sexual terriblemente despertada de esta manera bajo la fuerte acción de los espíritus inferiores que se alimentan de ella junto con la negación consciente y constante del médium, puede llevar al médium a un cuadro clínico de locura. En estos casos, la persona debe ser atendida lo antes posible en un centro espírita para que su energía pueda ser reequilibrada y sus obsesivos puedan ser eliminados y adoctrinados (si quieren).

En los casos en que el médium no preparado y desconoce su condición pide ayuda a medios más tradicionales -la Psicología- puede recomendarse cambiar de pensamiento (algo ineficaz dado que esta es evidentemente la primera solución que intentará el médium), cambio de enfoque de sus acciones, cambio de hábitos, masturbación para agotar su energía sexual (ineficaz dado debilitar la voluntad del espíritu del médium y aumentar el control de los obsesivos sobre el primero a además de alimentarlos con energía en el orgasmo – ver El Libro de las Energías de Rubens Saraceni) o simplemente ceder a la voluntad de tener relaciones sexuales desenfrenadas con el compañero siempre que las energías obsesivas quieran, convirtiéndose en una marioneta de ellas, cuyos hilos se sitúan en la mente de los obsesionados y en el chakra de las emociones.

Si aún no está muy comprometido, el médium tratará de orar a Dios o a alguna entidad de luz para librarlo del problema. Sin embargo, cuando el problema ya está muy avanzado, la sombra del médium, así como las energías negativas pueden aliarse, entrometiéndose en el camino y proyectándose en la pantalla de su conciencia, durante breves microsegundos, imágenes de despertador de la libido, llenas de lujuria, a veces, incluyendo incluso a las mismas deidades a las que está pidiendo ayuda para invalidar todo el esfuerzo de corrección del medio a través de la oración y sabotear todos sus intentos de si limpiar, causándole desesperanza y falta de fe, fe que es una de las principales armas de un médium para ayudar a sus hermanos.

Cuando se está en una relación y si el problema no se trata, el medio que cede a la tentación de múltiples relaciones sexuales en poco tiempo, además de agotar los recursos del sistema nervioso y su energía vital, puede crear desequilibrio en la relación con la pareja que se vuelve sospechosa de tal y tan frecuente voluntad imperativa de tener relaciones sexuales. Al agotar la energía vital, las enfermedades comienzan a aparecer en el cuerpo físico a medida que las defensas del cuerpo lo requieren.

Este es un problema que puede ser abordado fácilmente por los Seres de Luz en una sesión de Terapia Multidimensional, ya que permite reequilibrar la energía del medio, sus chakras, así como enrutar a sus obsesivos (si llega el momento) y doctrinarlos.

Ataques sexuales por espíritus incorpóreos

Durante el viaje astral consciente, muchos peligros acechan, cuando no están debidamente orientados bajo la guardia y protección de los guías del médium. La mente del médium cuando se deja libre durante el día con pensamientos libidinosos de naturaleza negativa, cuando el paso del estado de vigilia al estado de sueño, arrastra al espíritu al astral inferior, plano al que fluyen todas las emociones y pensamientos negativos de toda la humanidad encarnada en la tercera dimensión como agua de lluvia a una alcantarilla en la que se alimentan los espíritus inferiores.

Algunos médiums informan haber sido violados por espíritus o simplemente atacados sexualmente mientras dormían o soñaban. Estos ataques son más frecuentes cuando se viaja en un viaje astral. Otras descripciones señalan que sentían presencia por la noche en la oscuridad, junto a ellos o encima de ti en la cama, cuando dormías solo o con tu pareja durmiendo a tu lado en la cama. Informan el hecho de que han sentido incluso el aliento de alguien flotando sobre su cuerpo, el olor a tabaco o alcohol, un aliento nauseabundo, olor a azufre y una ligera presión sobre ciertas partes de su cuerpo a pesar de la inmovilidad del cuerpo físico del medio, así como la sensación de que las mantas se movían como si alguien actuara.

Estas energías son a veces obsesivas víctimas que vienen a cobrar (por causa justa o no) algo a lo que creen que tienen derecho. Estos obsesivos pueden ser el propio cónyuge o esposa del médium que no acepta su desmemor e insiste en permanecer cerca de su ex pareja, como pueden ser otras energías que vienen por razones kármicas. Por lo general, hay una relación previa, en la encarnación presente o pasada, que confiere el derecho del espíritu a venir a obsidia a su «víctima». Dios no juega a los dados. Siempre hay una causa. Las energías incorpóreas nunca atacan sin ninguna razón. Siempre debe haber una autorización de la víctima misma para obsesionarse con el espíritu de los demás, así como el permiso de Dios para que esto suceda. Esto es cierto para un reequilibrio kármico.

El viaje astral no es un privilegio de algunos médiums. Es un fenómeno mucho más común de lo que uno podría imaginar y algunos factores pueden aumentar en gran medida su ocurrencia, tales como:

  • dormir boca abajo con los brazos y las piernas sin cruzar
  • tomar 400mg u 800mg de galantamina antes de quedarse dormido
  • ingerir alimentos ricos en triptófano (precursor del neurotransmisor serotonina) como el queso u otros productos lácteos antes de quedarse dormido
  • parches de nicotina o, al ser fumador habitual, no fumar durante uno o dos días seguidos

Limpieza espiritual para personas con mediumnidad desequilibrada

Las personas con mucha mediumnidad, de forma natural y sin poder controlarla aunque se den cuenta, atraen a otras personas que, de forma espontánea y no solicitada, comienzan a contarles sobre su vida y sus problemas personales. Esto sucede en varios lugares, como una parada de autobús o metro, en una tienda de ropa o en una sala de espera. Estas personas llegan a buscar energía del médium que automáticamente lo abandona con el simple hecho de prestar atención a la persona.

Una de las características más desagradables para las personas con mucha mediumnidad es absorber la energía negativa de las personas y los entornos. A lo largo de días y semanas, el médium se está volviendo cada vez más «cargado» de energías negativas que absorbe al tratar con otras personas o está en entornos con mucha negatividad (miedo y aprensión en el consultorio de un dentista, en un hospital, estrés en una empresa, etc.).

Por lo tanto, dado que el médium a menudo renuncia a su energía dependiendo de otras personas y absorbe para sí las energías negativas, tiene la necesidad de energía limpia. Si no limpia, comienza a acumular líquidos negativos de otras personas (ira, miedo, tristeza, apatía, melancolía, aburrimiento, ansiedad, nerviosismo) que tarde o temprano, además de la parte psicológica, acaba afectando a la parte física.

Cómo equilibrar la mediumnidad

La práctica de la meditación es una poderosa ayuda para el medio donde no solo puede restaurar el equilibrio energético sino que puede, de manera segura, desarrollar su mediumnidad agudizando su intuición. La oración como forma de meditación también ayuda al médium porque lo hace enfocarse en las energías divinas y amorosas y, al enfocarse en una energía divina, comienza a asumir las mismas características.

La práctica regular de Reiki en modo de autotratamiento también es muy recomendable, así como cualquier otra terapia alternativa (Acupuntura, Terapia Multidimensional, Sanación Reconectiva, Sanación Cuántica Estelar, Mesa Radiónica, Péndulo Hebreo, etc.).

También se recomienda rodearse de personas positivas, con una forma de pensar positiva, feliz y agradecida por la vida y alejarse de las personas negativas, rencorosas, escépticas en relación con una vida feliz y el equilibrio, así como leer libros de autoayuda y espiritualidad que educarán a la persona a una vida más feliz. Debes alejarte cuando consideres que no puedes convertir a las personas negativas en algo más positivo o que aún no estás en condiciones de hacerlo, ya sea porque no te sientes preparado o porque esas mismas personas no quieren cambiar.

Desarrollar mediumnidad

El deseo del médium de mejorar sus dones cuando ya se manifiestan o de experimentarlos por primera vez le trae, a veces, una profunda frustración, especialmente si se compara con otros médiums. Sin embargo, el médium debe recordar que esta frustración que siente es positiva en el sentido de que algo profundo en él le recuerda un potencial no realizado y no manifiesto que está esperando la oportunidad correcta, el cambio de paradigma de cierta realidad, la transformación del sistema de creencias correcto para manifestarse. Debería recordar a deepak Chopra: «El deseo contiene en sí mismo la semilla de la plenitud». Todo deseo se hará realidad tarde o temprano.

Marcaje de la Sesión de Limpieza Espiritual

La Limpieza Espiritual realizada por los Seres de Luz (en persona en el espacio Paulo Nogueira Terapias en Lisboa o a distancia)) sirve al propósito de limpiar a las personas con mediumnidad que absorben en gran medida la energía de los espacios y otras personas, Índigos y Cristal, armonizarlos el campo de energía, reequilibrarlos con la mediumnidad confiriendo una mayor paz para períodos más tumultuosos así como para la limpieza espiritual de la residencia del médium ya que atrae a muchos espíritus incorpóreos. El siguiente formulario es para la marca de su sesión de Limpieza Espiritual (para Portugal, Brasil, Angola, Estados Unidos, Reino Unido o cualquier otro país).

Terapeuta: Paulo Nogueira
Duración de la sesión: 1 hora
Valor: 30 euros o 100 reales
Modo: Presencial (en Lisboa, Portugal) o remoto (a través de Skype después de la confirmación del pago)

Nota: El artículo reproducido anteriormente se basa en numerosos informes de personas con mediumnidad, no pretendiendo a su autor agotar el tema ni asumir ninguna figura de autoridad en la materia, y cualquier información contenida en el mismo es objeto de revisión sin previo aviso y su contenido puede ser mejorado con el tiempo por lo que siempre es recomendable prudencia y sentido crítico en su análisis antes de redactar cualquier conclusión en caso de identificarse con algunas situaciones. Descrito.

0

About the Author:

  Artigos relacionados
  • No related posts found.