Blog

Historia de Hawayo Takata

Posted by:

Hawayo Takata nació en la isla de las flores de Kawai en el archipiélago hawaiano el 24 de diciembre de 1900. Hija de padres japoneses, que habían abandonado Japón en busca de una vida mejor, tenía una estructura física débil que le impedía trabajar tan eficazmente en el cultivo como sus padres, de tez física más robusta.

Hawái, ahora el estado número 50 de los Estados Unidos, fue invadido y anexado por los Estados Unidos en 1898. El archipiélago contaba a finales del siglo XIX y principios del XX, con una agricultura basada en la caña de azúcar y la piña. Desde 1880 hasta aproximadamente 1930, el territorio recibió un número significativo de inmigrantes japoneses que se establecieron allí, entre ellos los padres de la Sra. Hawayo Takata, la pareja Kawamuru.

Cuando cumplió 12 años, se fue a trabajar al campo con sus padres. Sin embargo, debido a su mala condición física, a la edad de 14 años, fue a enseñar a estudiantes de primer año en una escuela religiosa para poder ayudar económicamente a su familia. Fue a esta edad que también fue a trabajar en una licorería gaseosa donde un cliente que notaba sus buenas habilidades para servir al público la invitó a trabajar en una gran casa solariega donde la Sra. Takata se convertiría en ama de llaves y dirigiría a 20 empleados, así como donde conocería a su futuro esposo, Saichi Takata, quien era el contador de la propiedad.

La amistad con este cliente, que más tarde se convertiría en su amante, duró más de 24 años. El matrimonio con Saichi Takata, del que nacieron dos hijas, duraría hasta octubre de 1930, cuando Saichi Takata murió repentinamente.

A partir de este evento, la Sra. Takata tuvo que trabajar más intensamente para poder mantener a su familia, lo que causaría daños a su salud, más específicamente, dolor abdominal severo derivado de cálculos renales y apendicitis.

A medida que su salud empeoraba, la señora Takata fue ingresada en la sala de emergencias de un hospital en Akasaka, Tokio, donde le ofrecieron una cirugía urgente en la que no pudo usar anestesia debido a problemas respiratorios que se sumaron a los que Takata presentó en ese momento. Takata pidió a los profesionales de la salud un athernative donde se le sugirió una clínica de Reiki en Kyoto que fue dirigida por el Dr. Chujiro Hayashi.

La razón por la que había traído a Takata a Japón era la voluntad de dar personalmente la noticia de la muerte de su hermana a sus padres que residían en ese momento en Yamagushi habiendo aprovechado para depositar las cenizas de su esposo, quien murió, en el templo budista Ohtani, ubicado en Tokio.

Fue en 1935 que se sometió a un tratamiento de reiki durante cuatro meses bajo la supervisión del Dr. Chujiro Hayashi, a través del cual recuperó completamente su salud. Habiendo estado extremadamente agradecida con Reiki, quería aprender la técnica y dirigió su solicitud al Maestro Hayashi. que, después de cierta insistencia, finalmente aceptó, cuando se dio cuenta de la fuerte voluntad que Takata llevaba consigo.

Takata y sus dos hijas permanecieron en la casa de Chujiro Hayashi durante un año, tiempo durante el cual acompañaron al médico en su cuidado de Reiki y con quien pudieron practicar en sus pacientes. Más tarde se inició en el 2º Nivel de Reiki (Okuden) y regresó en 1937 a su isla natal de Kawai en Hawai, donde comenzó a practicar.

El Maestro Hayashi, con el fin de ayudar a la Sra. Takata a difundir el reiki en Occidente, llegó a Hawai, donde permaneció durante seis meses. Fue durante este período que dio la última iniciación de reiki, Shinpiden, y anunció que la Sra. Takata ahora era maestra de reiki en el linaje Usui, con el poder de entrenar a otros terapeutas y maestros de Reiki y continuar el linaje. Hayashi regresó a Japón en febrero de 1938 después de dar varios cursos de reiki, conferencias y demostraciones en Honululu, la capital de Hawai.

Con el fin de mejorar el conocimiento del cuerpo humano, la Sra. Takata completó sus estudios en el Colegio Nacional de Médicos Sin Drogas en Chicago en julio de 1938.

En 1940, Takata tiene un sueño, en el que ve a su maestro de Reiki Chujiro Hayashi, encarnando el tradicional kimono de pelo blanco y el blanco es el color japonés asociado con el luto. Preocupada por el sueño, Takata decide viajar a Japón para reunirse con su maestro. Reunido con el maestro, Hayashi, un gran místico y conocedor de la preparación militar de su país, le habló de la guerra que se avecinaba, del vencedor de esa guerra y de cómo evitar represalias de las que podría ser víctima debido a su condición de japonés-estadounidense, ya que la señora Takata nació en territorio estadounidense pero era hija de padres japoneses.

Cabe recordar que tras el ataque japonés a Pearl Harbor, ubicado en la isla de O’ahu en Hawai, estadounidenses de origen japonés fueron enviados a campos de concentración en Estados Unidos, con el objetivo de ser utilizados bien como moneda de cambio en las negociaciones que acabaran con el conflicto, o para impedirlos, dada su ascendencia, proporcionar información privilegiada al enemigo. Curiosamente, durante el período en que Estados Unidos estuvo en guerra con Japón (7 de diciembre de 1941-2 de septiembre de 1945), la población japonesa-estadounidense en Hawai no tuvo que ser enviada a campos de concentración, a diferencia de la población japonesa-estadounidense que residía en el continente.

Luego, el 9 de mayo de 1940, Chujiro Hayashi invita a sus amigos cercanos, maestros de reiki que formó y familiares cercanos a asistir para ver su seppuku, una forma de suicidio ritual, tradicionalmente realizado por samuráis, para preservar el honor. El seppuku consiste en la ventilación con un cuchillo muy afilado.

Como Hayashi era un hombre honorable, por un lado era rehén de su compromiso con la vida y del juramento de defenderla y preservarla como médico, terapeuta y maestro de Reiki. Por otro lado, siendo japonés y militar en la Reserva de la Armada Imperial Japonesa, se vería obligado a participar en la muerte de la Segunda Guerra Mundial y revivir vidas estadounidenses. La única forma honorable de resolver este dilema moral sería el seppuku. Cuando Hayashi regresó a Japón en febrero de 1938, el ejército japonés lo interrogó con el objetivo de extraer detalles de los puntos militares estratégicos de Estados Unidos en Hawai. Hayashi se negó a darles cualquier información que pudiera poner en peligro la vida de los habitantes del territorio. Ante la negativa a ayudar a los militares de su propio país, en un contexto de profundo nacionalismo que se vivió en su momento y preparación para el ataque japonés a Estados Unidos, tal actitud podría considerarse como traición. La única forma honorable de resolver este conflicto interno sería el seppuku que se celebró entre la 1:00 p.m. y la 1:20 p.m. el 9 de mayo de 1940, vistiendo el mismo kimono blanco que Takata había visto en su sueño.

Takata, después de ayudar al fallecimiento de su maestro, regresó a Hawai donde difundió Reiki, formando hasta el momento de su muerte, el 12 de diciembre de 1980, 22 maestros en sus últimos 10 años de vida, con el fin de mantener viva la tradición del Reiki.

0

About the Author:

  Artigos relacionados

Add a Comment