Los seres de luz en el contexto de la terapia multidimensional ayudar al paciente a superar los sentimientos de profundo dolor, resentimiento, ira y tristeza que surgen de una traición dentro de una relación amorosa, ayudando a la persona a conectarse con su Ser Superior, la fuente de sabiduría y perdón.El acto de infidelidad por parte de una pareja amorosa causa un gran sufrimiento emocional a la otra persona poniendo, no pocas veces, en riesgo la continuación de una relación.

Un ejemplo sencillo de un caso en el que la Terapia Multidimensional puede ayudar es cuando un cliente ha sufrido una traición por parte de su pareja cuando la relación ya estaba desgastada debido a un largo periodo de relación que incluye el noviazgo y/o el matrimonio (por ejemplo, 18 años de relación) en el que ambos miembros de la pareja iniciaron la relación siendo aún muy jóvenes (de 18 a 25 años) y permanecieron en ella hasta los 40 años. En este tipo de situaciones es normal que la rutina se apodere de la pareja lo que abrirá la puerta a cierto deseo de probar algo con alguien nuevo fuera de la relación.

Cuando dos personas se juntan a una edad temprana sin haber tenido ninguna relación previa y comienzan una vida en común, es común que después de 15 o 20 años de relación, uno o ambos miembros de la pareja comiencen a cuestionar si la elección de otros pretendientes que aparecieron a lo largo de la vida no hubiera sido más correcta. De estas dudas surge el deseo de experimentar. De este deseo nace a veces la traición con alguien que necesita una relación. Es más común que esta relación extramatrimonial sea con alguien que está presente en la vida de esa persona: amigos, compañeros de trabajo en la misma empresa o clientes.

A veces, la verdadera dificultad consiste no sólo en perdonar el acto de infidelidad de la pareja, sino también en volver a confiar en ella y dejar de temer que se repita. Cuando se traiciona a la pareja, se produce un trauma que va acompañado de muchas emociones negativas que pueden ser despejadas o al menos aliviadas con la Terapia Multidimensional. Siempre que haya una discusión conyugal, la parte que ha sido traicionada tenderá a lanzar consecutivamente el martillo del acto de infidelidad de su pareja, obligándole a recordar la herida que dejó, alterando el equilibrio de poder sobre «quién está moralmente por encima en la situación», lo que minará la autoestima de la persona que traicionó.

Del conjunto de problemas conyugales a los que se enfrenta una pareja, el acto de infidelidad suele ser uno de los más agresivos y que más rápidamente conduce al fin de la relación. A veces, este acto de traición no hace más que confirmar la ausencia de amor, afecto y atención que ya existía unos años antes, y muchas veces acaba sirviendo de catalizador de una relación que ya estaba difuminada y que se venía arrastrando por diversos motivos -hijos en común, comodidad, asociaciones en negocios y empresas, entre otros-.